¿Cómo creo mi marca? – Branding

 En el post anterior sobre Branding empecé a describir cuál es la principal acción de marketing para conseguir el éxito de vuestra marca. Esto ha cambiado con el paso del tiempo, pero en la actualidad, con el modelo de sociedad en el que vivimos, la forma en la que nos percibe la gente que nos rodea se convierte en el 90% de lo que somos.

¡Hoy en dia no importa lo bueno que eres, sino lo bueno que la gente cree que eres!

Por eso en ciertos campos profesionales la imagen lo es todo y es la que marca la diferencia con nuestra competencia. Cuando conocemos a alguien haciendo negocios, analizamos al detalle su ropa, accesorios, teléfono móvil o hasta corte de pelo para conocer la cantidad de éxito profesional que tiene. Un ejemplo: si conoces a un abogado repeinado con gomina, un buen afeitado, traje italiano, blackberry y zapatos brillantes; rapidamente pensarás que trabaja en un exitoso bufete de una gran ciudad. Es solo un juicio nuestro, pero inspira confianza inmediata.

Yo siempre recomiendo la elegancia, es algo que nunca falla, pero obviamente tiene un precio. Cuando salgo de casa siempre lo hago en uno de mis trajes, con los zapatos recién encerados, una cartera de mano aunque no la necesite, corbata con un toque personal y el pelo bien engominado. Puede parecer un poco forzado, pero no recuerdo un dia en que no me paren varias personas a tratar de venderme cosas, que no me ofrezcan sus servicios los conductores de limusinas del centro o que varios hombres de negocios no me entreguen su tarjeta para hacer networking o colaborar en un futuro. ¡Es tán fácil hacer pensar a la gente que eres alguien!

Ahora además tengo la suerte de que tengo una bonita tarjeta de visita de mi nuevo trabajo, la cual estoy esperando mejorar para tener una todavía mejor. Es una inversión muy rentable puesto que además de tu imágen personal, la tarjeta es lo que perdurará en propiedad del contacto, y será más del 50% de la percepción que tenga de nosotros. Un logotipo bonito, un slogan ingenioso o un relieve adecuado dan un toque personal que marcará la diferencia.

Para aquellos que están empezando a veces no es fácil invertir demasiado en la imagen personal, o en la imagen de su negocio; por eso hay que utilizar el ingenio o utilizar otro tipo de estrategias. Utilizar un look característico y que te haga reconocible puede funcionar y es muy barato. Si te dejas ver en eventos públicos con un estilismo determinado varias veces, la gente re relacionará con ese estilo y serás más fácil de reconocer entre los cientos de invitados. Como un ejemplo fijaros en este periodista canadiense:

Si por ejemplo eres dueño de un bar, no todo es percepción visual, el estilo de música que hagas sonar, la edad de los camareros, los modales con que reciban a los clientes, los precios o el tipo de bebida que sirvas son los que determinarán tu marca; y la gente relacionará tu nombre con unas características que son las que te definirán. ¿Cuál es el truco? Tienes que hacerle a la gente saber cuales son las características que quieres que te definan, y tratar de ocultar las que menos te favorezcan.
Si tienes una página web, de facebook o twitter, utiliza las redes sociales para promocionar fotos de lo que quieres que sea conocido de tu negocio (gente sonriendo si vendes buen ambiente, fotos de las bebidas si vendes bebida de calidad, enlaces musicales si la música es la que te define,etc.)

Ahora bien, el principal truco para definir* tu marca es la constancia y la paciencia. Para que tu público te reconozca y lo haga de la manera que tu quieres debes saber que cada granito de arena cuenta; que por cada imagen negativa tuya en público pierdes veinte positivas, que siempre has de mantener tus estándares y mantener un estilo propio, sin dejarte llevar demasiado por las modas o por lo que hagan los demás y que si te mantienes firme y haces bien tu trabajo, tu paciencia dará sus frutos.

¡El prestigio de las marcas lo dan el trabajo duro, la confianza en uno mismo y el tiempo!



Siguiente entrada: Darte a conocer en el mercado – Branding

* Utilizo definir porque todos tenemos una marca por la que los demás nos reconocen aunque cuando no trabajamos en ella pueda ser distinta para cada grupo de gente, o aunque no queramos ser reconocidos.

Advertisements

¿Capitalismo o selección natural?

Hoy estaba teniendo una charla via twitter con mi amigo Patricio, al cual siempre he considerado muy inteligente, sobre la bondad o no de los banqueros, así como otro tipo de empresarios; y mientras recorría las calles de Toronto en el tranvía, me he puesto a pensar en el tema, en Steve Jobs y su charla de apertura de Stanford, así como de otros millonarios que pasaron de todo hasta hacerse ricos. Tras tratar de analizar la manera en la que funciona la economía de hoy en día y la situación límite que vivimos, he llegado a mi propia conclusión, la cual espero que no ofenda a nadie pese a que la compartas o no:

-¡El capitalismo no es más que la selección natural del ser humano en el siglo XXI!

Voy a explicar por que pienso esto, obviamente, y es que al fin y al cabo en la prehistoria sobrevivían los más fuertes y los que aguantaban mejor el frio, cazaban mejor y se adaptaban mejor a los cambios, y además se apareaban con las hembras más fértiles; hoy en dia la cosa no ha cambiado mucho: los más inteligentes, los más valientes, los que tienen un físico sobresaliente o son más fuertes son los que siempre salen adelante, se hacen ricos, encuentran pareja con más facilidad o les es más fácil socializar y triunfar socialmente.Por el contrario, y aunque nos parezca cruel, triste o injusto, aquellos que carecen de alguno de esos factores decisivos como son inteligencia, belleza o fuerza, tienen que compensar sus carencias siendo sobresalientes en los otros campos, o se verán excluidos de una sociedad totalmente material e idealista.

– Ya lo dijo Sir Charles Darwin: ¡Adaptarse o morir!Cambiando un poco de tema, en mi país, España, la economía no pasa por su mejor momento, como pasa en gran parte de los países del mundo, y es que gente como yo, graduados universitarios, con 4 idiomas, años de experiencia laboral y gran número de habilidades, tenemos que resignarnos a aceptar trabajos desagradables o terriblemente remunerados, aguantando tratos realmente malos y sin ningún futuro profesional; y eso cuando alguno tiene la suerte de encontrar algo o se digna a aceptar lo que le ofrecen.

Pues sabéis que, que yo no estoy viviendo ningún sueño, ¡pero para mi esto es un desafío! Yo me propuse triunfar hace tiempo y lo voy a conseguir cueste lo que cueste, pero está claro que el que se queda en casa jugando a FarmVille, se va al bar con los amigos o monta una tienda de campaña en una plaza, ese lo tiene crudo, yo ya me he puesto a trabajar en mi futuro, y cuando pase el tren del éxito, yo voy a estar esperándolo con las maletas hechas y preparado para el mejor viaje de mi vida.

¿Qué vas a hacer tú?